“Presentándonos como sacrificio vivo” – Congregación Cristiana








		
		
	































 








  
  
    
“Presentándonos como sacrificio vivo”

“Presentándonos como sacrificio vivo”

Romanos 12:1-3

Generalmente cuando pensamos en sacrificios, podemos ver la comunión con Dios desde el inicio, y como se derrumba esta por causa de la desobediencia del primer hombre. Y como luego, el sacrificio de animales, era una instrumentación usada para tener ese acercamiento a Dios perdido al comienzo.

Establezcamos algunos puntos:

Implicaciones del sacrificio

Es algo cultico sacrificial, es decir sin sacrificio no hay sacerdocio, y sin sacerdocio no hay sacrificio. Para ser un sacrificio tenía que perder la vida aquello que se estaba sacrificando, en medio de una cultura sacrificial. La mayoría de nosotros no crecimos en una cultura sacrificial, por lo que nos ha costado comprender tal figura.

Siendo nuestro concepto sacrificial como algo transaccional, buscando un resultado mañana. Pero, para Pablo es un planteamiento elevado que involucra un sacrifico y sacerdocio muy diferente.

La fe vs. el ego

Pablo establece algunos aspectos relevantes:

  1. A diferencia de que este sacrificio no es para trabajar lo que está fuera ni para interceder por lo externo, sino que es la muerte del yo, del ego y nuestra propia naturaleza. El ruego de Pablo es apelando a nuestra voluntad, por lo tanto, Dios nos llama a hacer una elección, y es ¿Qué estilo de vida vamos a vivir para Él?
  • Se trata de un estilo de vida de fe, que lo conecta en comunidad con la familia de la fe, para lograr el propósito y objetivo. Identificándose con la causa, pues nos ve como hermanos en la naturaleza.
  • La tercera causa es por las misericordias de Dios a nuestras vidas. Todas ellas nos fueron mostradas, por lo tanto, lo que hagamos por Dios no puede ser comparable con todo lo que por sus misericordias hemos recibido. Sus misericordias son insondables y no las podemos conocer en la totalidad. Dios espera que tengamos un estilo de vida que corresponda con lo que ya somos en Él.

Dios como centro de nuestra vida

Hoy en día la gente toma el evangelio con tanta ligereza, por lo que necesitamos afianzar nuestras vidas en el Señor. Eligiendo un estilo de vida sacrificial, donde Dios sea el centro. Ósea, una forma de muerte a nuestras pasiones, comprometidos o endeudados con lo eterno, aquello que hemos recibido y no tenemos formas de pagar.

Actualmente se observan relaciones sostenidas por sacrificios vanos, respuestas inmediatas que buscan demandas temporales, las redes sociales producen un estado de indolencia que crea falsas amistades, relaciones superficiales y que al cortar con la comunicación perdemos a la gente.

Es por esto que somos deudores del Señor, no a la carne para vivir como queremos, más bien, deudores de lo que no tenemos maneras ni formas de pagar, todo es por gracia.

Continuará…

Dr. Yasser Rivas
Pastor Principal Congregación Cristiana, Inc.